Nuestra casa

 

Esta gran masía de 400 metros cuadrados cada planta, sigue la tipología de las grandes casas de payés catalanas de montaña, con numerosos edificios adyacentes, así como con capilla propia.

Gracias a los numerosos pergaminos conservados a través de muchas generaciones reconstruimos su historia desde el siglo XI hasta hoy.

En nuestra residencia podréis encontrar:

 

d

Habitaciones dobles o cuádruples, todas con calefacción y baño interior

 

f

Duchas y servicios con agua caliente

 

x

Salas de estar

 

f

Espacios para actividades

 

Piscina

 

k

Comedor

 

Historia de la masia

A pesar de que existen indicios probables de su origen romano, lo que se puede asegurar es que en el siglo XI ya existía Les Eres de Guardiolans, tal como consta en documentos de la época. Dependía entonces de la baronía de La Portella y de los señores del cercano Castillo de Roset, en la antigua parroquia de Santa Magdalena de Guardiolans.

Sin ser una gran casa de payés al estilo de las casa feudales medievales, a lo largo de esa época, fue creciendo en extensión de tierra y en tamaño de la edificación en sí, únicamente gracias al trabajo agrícola, ganadero y forestal de sus dueños, hasta convertirse en una masía importante.

Coincidiendo con una época de pujanza económica de nuestro campo en los siglos XVII-XVIII, se restauró todo el edificio y anexos, teniendo ya entonces más o menos la misma estructura que podemos observar hoy.

En esa misma época se reformó la capilla familiar, construyendo un destacado altar barroco con pinturas del maestro Viladomat que permaneció intacto hasta la Guerra Civil  (1936-1939), durante la que se destruyó por completo, así como sus extraordinarias campanas de aleación de platino, a las que se atribuían poderes milagrosos.

La família, con el apellido Heres, que aún en el siglo XIV ostentaban, se juntó en el XVI con los Comelles y en el XIX con los Anglerill, los actuales propietarios.

Desde tiempos antiguos, han venido a Les Eres personas sensibles a la belleza y paz del entorno y  nos han dejado constancia de su legado. Escritores, pintores, artistas, algunos con nombres ilustres.

Hoy queremos continuar ofreciendo este lugar a cualquier persona que necesite unos días de paréntesis en el ajetreado ritmo de vida actual.